Antonio Abbruzzino Restaurante

Alta cucina locale!

Calabria es mar y eso se refleja en su cocina. Por eso hay que llegar hasta Catanzaro. Es la provincia acuática que atrae a los amantes de los deportes de agua: windsurf, submarinismo, entre otros. La vida nocturna no se queda atrás. Esta zona es conocida por sus noches italianas. Tampoco se puede dejar de lado una visita a la Catedral ubicada en la zona antigua. Ahí es relevante admirar la hermosa estatua de la Virgen con el Niño del siglo XVI de Antonello Gagini de Messina.

Pero… una vez se ha hecho un poco de turismo en la ciudad y se ha hecho una idea de su encantadora gente, llega el momento preferido de muchos: la hora de mangiare. Y, Catanzaro cuenta con una perla gastronómica que hace que esta región calabresa esté más que orgullosa de su tierra y de su gente.

02antonio_abbruzzino05

En la Vía Fiume Savuto, se encuentra el tan afamado restaurante Antonio Abbruzzino donde comer se ha convertido en el placer de los calabreses y turistas que vienen. Aquí la familia es la familia.. y Antonio, Luca y algún que otro primo nos dan de comer con el orgullo de enseñar las cosas de sus tierra. En 2013 obtuvieron su primera estrella Michelin y no es para menos, puesto que este restaurante es el ejemplo del saber hacer de la tradición, reconocido por las mejores guías gastronómicas de Italia y del mundo.

04antonio_abbruzzino09

La familia Abbruzzino demuestra una gran pasión por lo que hacen, de eso no cabe duda. Gran parte de los productos que utilizan son locales, es la máxima del hijo de Antonio, Luca Abbruzzino, quien heredó y se apasionó por el arte gastronómico. La gran cristalera que permite ver lo que se prepara en la cocina es un referencia. La luz, la limpieza y el personal son la base, lo que los lleva directo al cielo. Todo aparentemente sencillo, pero sumamente sofisticado al mismo tiempo.

05antonio_abbruzzino04

Cada temporada, el menú Degustazione es el alma de la carta. Es la forma de probar gran parte de los platos ideados y llevados a cabo por Luca. Los precios varían en función de los platos que sean escogidos por los comensales. Desde tres platos hasta ocho. El mimo y la excelencia están representados en estos exquisitos platos, tanto así que da pena comérselos.

Los sabores que siente en el momento en el que el tenedor recoge un aperitivo de atún, tomate y fresa, espolvoreado con tomate en polvo y una curiosa salsa tibia. ¿Un besugo de Cerdeña con champiñones?. Esto es otro nivel. Un sencillo salmonete se convierte en un bocado de mar, sus gambas rojas sobre puré son un coctel de sensaciones y su rissotto con verduras siempre está en el punto perfecto… ¿Postre? Pues un pastel de café, casi tan aromático como su aceite de oliva o sus panes tematizados. Todo está bueno… por eso se puede volver.

03antonio_abbruzzino02


No Replies to "Antonio Abbruzzino Restaurante"


    Got something to say?

    Some html is OK