Cafés históricos de Turín

Todo el centro histórico de Turín es un delicioso conjunto de arquitectura muy bien conservada – que sólo se muestra al paseante que se fija en los detalles – en el que abundan las muestras de arquitectura barroca y de estilo liberty, el art noveau italiano. Son edificios de altura semejante, y ninguno destaca especialmente sobre los vecinos. Lo que se llama una ciudad con clase, y con dinero.

Si se pasea por la Via Roma, que sale de la piazza Castello, atraviesa la de San Carlo y llega hasta la de Carlo Felice, donde se alza la estación de ferrocarril Porta Nova, uno recorre una avenida señorial, con soportales (señal de que aquí puede llover bastante), repleta de comercios tradicionales, con galerías decimonónicas y cafés de otro tiempo, el sueño de cualquier viajero con gusto por los productos locales y el estilo de vida.

02Cafe_Turin_by_turinitalyguide

Llama la atención que hay muy pocas tiendas de marcas internacionales, y por supuesto se consideraría de muy mal gusto abrir aquí una hamburguesería. Permanecen, en cambio, las tiendas de siempre, las librerías, las joyerías, las pastelerías, los delicatessen, los cafés…

Los cafés y los bares señoriales son uno de los símbolos del arte de vivir turinés. Entre la piazza Castello, la via Roma y sus alrededores se conservan un buen número de ellos, muchos con historia. Baratti e Milano  (piazza Castelo, 27) era un proveedor de la Casa Saboya; Fiorio  (via Po 8) es famoso por sus helados de gianduja (chocolate con pasta de avellana); Mulassano  (piazza Castello 15) y Platti  (corso Vittorio Emmanuele II, 72) eran los favoritos de Cesare Pavese.

03mulassano_terraza

Las opciones se acumulan y cada uno acaba teniendo sus preferencias. Mientras que Al Bicerin  (piazza della Consolata 5) era el de Cavour y sigue ofreciendo desde hace 250 años el bicerin, un insuperable café con chocolate, leche y nata; San Carlo y Torino  (piazza San Carlo 156 y 204) apenas han cambiado desde hace siglo y medio; Barolino Cocchi  (Via Bonelli 16c) es un local pequeño pero tiene una elegancia simpar y un cappuccino incomparable; en Neuv Caval’d Brôns(Piazza San Carlo 157) son tan sofisticados los pastelillos como la decoración en trampantojo del techo.

04Cafe_Baratti_e_Milano01

Si vamos con prisas también tenemos nuestras opciones. Para tomar un expresso en la barra, en el mejor estilo italiano de todos los días, hay que ir a San Tommaso 10 (Via San Tommaso 10), aunque sólo sea por lo que debemos a este local: aquí empezó a tostar café a finales del siglo XIX Luigi Lavazza; la decoración ha cambiado tal vez para mal pero el cappuccino sigue siendo insuperable.

Además de café, muchos de estos locales sirven otras especialidades turinesas: chocolate y Punt e Mes. Éste es un vermut amargo y refrescante que se fabrica en el Piamonte desde 1870. Me gusta y se demuestra que disfrutar no es nada caro…


No Replies to "Cafés históricos de Turín"


    Got something to say?

    Some html is OK