Dos productos, dos destinos

Al imaginar los motivos para hacer una excursión por el Piamonte desde Turín vale tanto ir en busca de monumentos como de productos gastronómicos. Normalmente se combinan ambas razones y el resultado sólo puede ser muy satisfactorio.
02Piamonte
En marcha que hay que moverse! Empecemos por Alba, un buen destino para maravillarse ante las torres medievales de ladrillo rojo que dominan la piazza Risorgimento. En los siglos XIV y XV los nobles locales construían estas torres como símbolo de poder y riqueza y para disponer de un baluarte defensivo en esos tiempos tan brillantes y salvajes. Hay 20 en Alba, lo que nos da una idea de la importancia económica en esos tiempos de esta pequeña ciudad. La catedral de San Lorenzo también merece una visita.

Una vez alimentada el alma podemos pasar al cuerpo. Alba está situada entre suaves colinas de las Langhe, donde crecen las viñas que darán unos excelentes vinos tintos.

03Foodies-Moments

Pero si por algo es conocida Alba en el mundo es por la fama de las trufas blancas que surgen en la zona. Para muchos son las mejores del mundo, el diamante blanco de la gastronomía. En octubre hay una feria muy importante donde se levantan numerosos puestos que permiten al visitante asomarse a ese mundo gastronómico superior que se crea con el perfume de la trufa.

La feria es una especie de mercado mundial de la trufa y en esos días se hacen negocios que afectarán al mercado durante todo el año. Siempre se hacen notar las subastas de las trufas, en las que participan compradores de todo el mundo y donde los mejores ejemplares alcanzan unos precios astronómicos.

Otra excursión por el Piamonte nos lleva a Asti. Aquí destaca la Torre Troyana o del Reloj, en la piazza Medici. Es del siglo XIII y todavía está en pie, desafiante con sus 44 metros de altura, un verdadero rascacielos para la época. Un paseo por sus calles nos lleva al encuentro de la catedral, además de iglesias y palacios.

ASTI-bottles1

Pero Asti tiene también su faceta gastronómica ya que está considerada la capital del vino espumoso italiano, el Asti Spumante (DOCG). Gracias a un proceso específico las uvas Moscato bianco se convierten en este vino burbujeante, de baja graduación alcohólica, que alegra la vida. Un vino que sirve para seducir, celebrar y de dejarse llevar por los caminos del placer. ¿Lo quieres probar? Me refiero al vino…


No Replies to "Dos productos, dos destinos"


    Got something to say?

    Some html is OK