¿Fin de semana en Venecia?

Es una ciudad para odiar y amar, para dormir y vivir… La seducción vive en Venecia. De eso no hay ninguna duda. Así lo han entendido poetas, artistas, directores de cine y viajeros de todos los tiempos. Venecia, “la ciudad más bella del mundo” deja una profunda impresión y fascina una y otra vez al viajero con su belleza melancólica. Descubrir Venecia no es sólo navegar en góndola por sus canales o deambular entre palomas por la plaza de San Marcos.

ITVEN_00102

Venecia es la única ciudad del mundo casi enteramente construida sobre las aguas, sobre las que se reflejan sus palacios, puentes e iglesias envueltas en una luz especial. Los canales, un auténtico laberinto, descubren en cada recodo algo nuevo. Hay que sentarse en sus lujosos cafés y en sus soleadas terrazas, contemplar los escaparates de sus tiendas de antigüedades, reflejarse en sus famosos espejos y curiosear entre los mostradores de las lujosas tiendas de tejidos, comprar encajes de Burano y vidrio de Murano. Y hay también, por supuesto, que cenar en alguna pequeña hostería en la Giudecca. Un “kit” de obligaciones, por puro placer.

La influencia oriental y los vínculos con Bizancio han dejado su marca en la arquitectura y sobre todo en la Plaza de San Marcos, el gran símbolo del Estado Veneciano, donde se encuentra la gran basílica con una espléndida colección de mosaicos bizantinos con sus famosos caballos en bronce dorado.

ITVEN_00212

Tópico, típico y agobiante… La plaza de San Marco está llena de palomas y de gente yendo y viniendo o sentada en los cafés. Más de un visitante se queda asombrado por la espesura y el intenso sabor del café; pero sobre todo por el elevado precio. Sin embargo, merece la pena sentarse en uno de ellos para contemplar entre otras cosas el Campanille.

Cerca de la Basílica se encuentra el Palazzo Ducale que entre los años 697 y 1797 fuera la residencia oficial de los 120 Dux que gobernaron Venecia. Los desastres han sido tan frecuentes en la ciudad que los edificios han sufrido numerosas reformas a lo largo de los siglos. Por eso su estilo es diverso según la zona del Palazzo que se visite. En el siglo XVII se añadieron las “Prisiones Nuevas” que se comunicaban con el edificio principal por el Puente de los Suspiros.

Mucha gente cree que el nombre hace referencia a algún motivo romántico cuando en realidad se refiere a los suspiros que emitían los presos que cruzaban el puente ya que el lago y la isla de S. Giorgio eran lo último que verían antes de perder la libertad. En el interior del Palazzo se recorren las salas, los calabozos, la armería…

Sin querer, el paseo conduce al puente más famoso de toda Venecia, el Rialto. Una construcción renacentista de piedra datada en 1588, que sustituyó a uno mucho más antiguo de madera que unía las dos orillas del canal. En la parte superior hay hileras de tiendas en las que comprar todo tipo de recuerdos y la foto asomado al puente es casi obligatoria.

A los pies del puente, después de un pasillo de regalos para turistas, se encuentra el mercado de Rialto que tiene su origen en la Edad Media y está dividido en dos partes según el género: la de frutas y verduras y la de pescado. Muchos puestos muestran la mercancía que después se servirá en los restaurantes y hosterías de Venecia. Es un buen momento para hacer un alto y comer.

ITVEN_00340

Después de comer, por qué no reposar la comida con un agradable recorrido por el Gran Canal que además es la mejor manera de conocer Venecia. Éste divide la ciudad en dos partes en un sinuoso trazado en forma de ese invertida. A bordo del vaporetto de la Línea 1 o la 82, por ambas orillas van pasando ante nuestros ojos las viejas fachadas de las casas con sus contraventanas coloridas, las macetas de geranios, los balcones de hierro… Colarse sin pagar, parece obligado, para aumentar la emoción del viaje.

Aquí el reloj corre deprisa. Se ha echado la noche encima y lo de subir y bajar del vaporetto abre el apetito. Aunque la comida de Venecia ha tenido siempre regular fama, cosa rara en Italia que hasta en los bares de carretera se come estupendamente, se puede encontrar restaurantes donde comer bien.


No Replies to "¿Fin de semana en Venecia?"


    Got something to say?

    Some html is OK