PECK: La otra catedral de Milán

Dicen que en Milán hay dos catedrales, y están muy cerca una de la otra: el Duomo, una de las iglesias católicas más grandes del mundo, y Peck, el gran templo de la gastronomía italiana. Peck es, para muchos, una de las mejores comercios de delicatesen del planeta.

Situada a dos pasos de la Piazza del Duomo, en Via Spadari 9, Peck  ofrece un surtido inabarcable de productos gastronómicos de la máxima calidad posible.

Peck fue fundada en 1883 en un local diferente al actual por Franz Peck, un maestro charcutero de Praga que dominaba como nadie las técnicas alemanas de ahumado y curado de carnes. Milán ya era la capital económica de una Italia recientemente unificada y la pequeña tienda abierta por Peck consiguió un éxito fulgurante. Era el mejor lugar de la ciudad para comprar carnes curadas y, cuando cambió de propietario y se trasladó a su dirección actual en 1912, amplió su oferta, sobre todo con diferentes tipos de pasta.

email dimarzio - foto -

El local se convirtió en uno de los iconos de la ciudad moderna por la calidad de sus productos y por convertirse, sobre todo en fiestas y reuniones privadas, en un centro de reunión de todo tipo de personalidades milanesas.

Además de seleccionar los mejores vinos y manjares, Peck siempre ha sido un pionero a la hora de ampliar su oferta: no contentándose con ser una excelente tienda de delicatesen fue uno de los impulsores de los conceptos de tavola calda, de comida para llevar o de algo que ahora nos parece tan normal como que te preparen un bocadillo delante de ti. Un bocadillo gourmet, ¡por supuesto!

Poco a poco fue ampliando su superficie adquiriendo los locales de alrededor, lo necesario para dar cabida a nuevos conceptos gastronómicos. Entrar ahora en Peck es adentrarse en un mundo de aromas y sabores: carnes y quesos, pasta y vinos, pan y pasteles… todo lo que se puede imaginar es superado por los escaparates tras los que atienden los mejores profesionales, que aconsejan a los clientes como si fueran miembros de una extensa familia.

03peck

Otras novedades recientes son su gran proyección internacional, sobre todo en países del Lejano Oriente, y la apertura de un restaurante en el piso superior en donde se tiene la garantía de que muchos de los productos que se utilizan para crear sus recetas provienen directamente de la tienda de la planta baja.

Y además sabemos que, en cualquier momento, podemos tomar uno de los mejores cafés del mundo en el Peck Italian Bar, que ocupa otra de las ampliaciones del venerable local de Via Spadari. La vida en Milán es deliciosa, pero en Peck es mejor.


No Replies to "PECK: La otra catedral de Milán"


    Got something to say?

    Some html is OK