Slow food: El arte de saber disfrutar

Qué gran idea la de la Slow Food en estos tiempos de prisas! Y no, no es solamente el dedicar media hora más a la comida cada día. En realidad es una filosofía de vida, una forma de entender todo lo que tiene que ver con la comida, desde que se produce hasta que se consume, y tiene implicaciones que van mucho más allá de lo que se pone dentro del plato. Una forma de entender la vida.

Ristorant_Guido

En realidad Slow Food es una gran asociación internacional presente de una manera u otra en 150 países que trata de dar valor a lo que comemos. Para ello es importante respetar a los productores y respetar el medio ambiente. Todo esto se hace amparándose en las tradiciones locales que siempre han considerado que no somos los dueños del territorio sino sus guardianes. El objetivo es promover una alimentación sana y justa para todos. Parece raro tener que defender estas ideas pero la realidad lo hace necesario.

Todo pasa por unos principios básicos: defender los productos sanos, promover el derecho al placer dando valor a la cultura gastronómica, favorecer biodiversidad, la agricultura ecológica y el respeto al medio ambiente. En definitiva, producir con sentido común.

Guido09

Slow Food se fundó en 1986 por Carlo Petrini en Bra, en el Piamonte italiano, con el nombre de ArciGola. El primer restaurante que promovió esta forma de enfrentarse a los alimentos fue la Osteria del Boccondivino, un pequeño local abierto a un pequeño patio, donde también se encuentra ahora la sede italiana de la organización.

1800_villa-il-boccondivino-milano-02

En Pollenzo, a unos cuatro kilómetros de distancia, se encuentra la Università di Scienze Gastronomiche, que imparte cursos de dos y tres años sobre gastronomía y manipulación de alimentos. Aquí también está el Ristorante Guido, uno de los que más promueven la slow food.

Slow Food también organiza algunas de las más importantes ferias de la alimentación en Italia. Los años pares se celebra el Salón del Gusto en el Lingotto de Turín (el edificio que era la fábrica de la Fiat), mientras que en los impares hay otros dedicados al pescado en Génova y al queso en Bra.

Pero el proyecto más querido por la Slow Food es el Arca del Gusto, que tiene por objetivo elaborar un censo de productos alimenticios, normalmente sólo conocidos en lugares muy concretos, que pueden desaparecer si no se les da valor y se ayuda a los productores. ¿Te gusta? Ponerlo en práctica es una decisión personal.

TAVOLO


No Replies to "Slow food: El arte de saber disfrutar"


    Got something to say?

    Some html is OK