VACACIONES EN ROMA… Siempre con un gelato.

Llega el verano y las altas temperaturas, la “canícula abrasadora” que decían los antiguos romanos, que predecían cuando estudiaban el cielo nocturno y veían aparecer la constelación Can Mayor, que advertía de la llegada de los calores extremos.

En los tiempos actuales los modernos romanos probablemente se ocupen menos de las estrellas y, cuando aprieta el calor, se dirigen a su heladería favorita. En realidad lo hacen durante todo el año, pero lógicamente es en verano cuando la necesidad de algo fresco y rico se hace más evidente.

Gelateria San Crispino

Gelateria San Crispino

Los helados son algo que se toma muy en serio en toda Italia, pero en Roma se alcanza algunas de las mayores cotas de exigencia por parte de los clientes. Los turistas se aprovechan, lógicamente, del alto nivel de las gelaterias.

Porque todo está lleno de detalles que hay que tener en cuenta a la hora de elegir un buen gelato. Por un lado está lo evidente: la calidad del helado en sí mismo. Pero hay mucho más. Por ejemplo, la propia masa del cucurucho, que debe ser bien crujiente y no reblandecerse inmediatamente con el contacto del helado. No hay que olvidar tampoco la pericia del heladero, la manera en la que amasa con la espátula (nada de esa cuchara redonda, por favor) la sabrosa materia que tiene la temperatura perfecta, ni demasiado fría ni templada, antes de colocarla sobre el cono.

03Helado_Roma02

Helados italianos

Los que quieran crema u otros detallitos sobre el helado también deben exigirlos de calidad, para no estropear el conjunto. En Roma hay decenas de muy buenas gelaterias. Veamos dos de las más famosas:

Cerca de la Fontana di Trevi se encuentra San Crispino, que es un referente para los puristas: aquí se viene a comer helado y nada más, es decir, que nada de cucuruchos comestibles (lo sirven en vasos de papel) ni toppings absurdos que alteren el sabor de la excelente materia prima.

04Giolitti02

Gelateria Giolitti

Los que buscan placeres de manera más amplia acuden a la Gelateria Giolitti, junto al Panteón, con infinidad de sabores y toda la crema, el chocolate y demás toppings que se deseen. Y un detalle final que agrada a los amantes de los helados italianos: el precio es, casi siempre, muy razonable. Sobre todo si pensamos en la gran calidad del producto.


No Replies to "VACACIONES EN ROMA… Siempre con un gelato."


    Got something to say?

    Some html is OK